Estás en:

Edificios Civiles

Plaza de los Fueros y la Casa del Reloj

Tudela, es en el barroco, cuando experimenta uno de los mayores cambios en su fisonomía urbana con la construcción de la Plaza Nueva o Plaza Fueros entre el 1687 y 1691.

La plaza de los Fueros se asienta en el límite entre el casco antiguo y la parte nueva de la Ciudad. Es el lugar de reunión preferido de los tudelanos, y un espacio idóneo para disfrutar del discurrir de la ciudad desde la terraza de alguno de sus bares, y un buen punto de partida para conocer el barrio monumental.

Construida en el siglo XVII, su primer cometido fue acoger las corridas de toros, que se celebraban en la Plaza de la catedral. Esta Plaza está presidida por la Casa del Reloj, que es el lugar donde se desarrollan importantes acontecimientos culturales y festivos de la Ciudad, como El Volatín, la Bajada del Ángel ó el cohete anunciador de las Fiestas Patronales.

El origen de la Casa del Reloj es el 1687 (S-XVII) y la torre que hoy alberga el Reloj es del año 1875. La última restauración de la Casa del Reloj es del año 2011 y en la 2ª planta se dejó fijo el castillete utilizado para la Bajada del Ángel, Fiesta de Interés Turístico Nacional desde el año 2002, como elemento simbólico.

Para mejorar la ornamentación urbanística, el Ayuntamiento acordó en el año 1966 la colocación en las fachadas de emblemas heráldicos de cerámica de apellidos ilustres tudelanos, así como de los pueblos de la merindad.

En la fachada del hospital, actual residencia Nuestra señora de Gracia, se colocaron nueve motivos taurinos, sacados de los grabados de tauromaquia de Goya, que consideraron más adecuados por su condición artística y fines pretendidos de dejar plasmados hechos de una época, que dicha plaza conoció siendo escenario de espectáculo taurinos. Todos estos emblemas cerámicos citados, fueron obra del Artista Tudelano Anselmo Jiménez Blanco.


Vista general de la Plaza de los Fueros (Foto: B. Aldanondo)           

Ayuntamiento

El Centro administrativo de la ciudad situado en la Plaza Vieja junto a la Catedral, se asienta desde 1490 en un edificio del siglo XV que fue erigido sobre las 'Casas del Almudí' posesión de Mosén Pierres de Peralta. Las sucesivas reformas, reconstrucciones y adaptaciones efectuadas desde su origen hasta finales del XX, nos lo presentan en la forma actual tras la terminada en 1994.

De la estructura del edificio primitivo se conserva la crujía de la fachada principal con el zaguán y el Salón de Plenos así como la singular bodega empleada desde 1562 a 1841 como cárcel pública.

El Salón de Plenos, llamado antiguamente Cámara del Secreto, es la pieza principal y mas representativa del edificio actual y no solamente por su función.

Ricamente decorado en 1919 en estilo neorrenacentista, sus cornisas, pilares, molduras y arcos, enmarcan los huecos de puertas y ventanas y habilitan los vanos para la ubicación de magníficos lienzos que ilustran la historia de nuestra Ciudad. Completan el marco un cuadro del Rey Juan Carlos I, que presidió el Salón como es costumbre inveterada y frente a él un grupo escultórico de Santa Ana patrona de Tudela.

En la planta noble, y junto al Salón de Plenos, se articulan los espacios de Alcaldía, Secretaría General y Sala de Juntas (Consistorio), a la vez que permite la exhibición de cuadros, la mayoría de ellos, de pintores tudelanos, así como de frescos y reposteros heráldicos. El resto del edificio está habilitado para las oficinas generales de la administración municipal.


Ayuntamiento de Tudela en Plaza Vieja (Foto: B. Aldanondo)           

Casa del Almirante

Situada en pleno casco antiguo de Tudela es uno de los palacios de la arquitectura civil renacentista más interesantes de España.

Este palacio se construye a mediados del siglo XVI siguiendo los modelos arquitectónicos del valle de Ebro (planta baja, piso noble y ático con galería de arquillos).

Es especialmente interesante la decoración plateresca de su fachada totalmente restaurada en el año 2007, que estuvo decorada con pinturas murales. La figura de Hércules junto a las femeninas que representan el Vicio y la Virtud, destacan la fachada junto a motivos decorativos renacentistas.

Destaca la ornamentación de sus dos grandes balcones, ubicados en la primera planta, que presentan una espléndida decoración plateresca configurada por figuras antropomorfas en alto relieve. Entre los balcones y el alero existe un bello friso esculpido.

En 2010 fue acometida la restauración interior para servir de sede a la Fundación Maria Forcada, dedicada a la organización de actividades culturales y formativas.


Interior de la Casa del Almirante (Foto: B. Aldanondo)           

Torre Monreal

Es un edificio defensivo erigido en el siglo XIII sobre una atalaya al suroeste de Tudela con el fin de vigilar el territorio, aunque su aspecto actual responde a posteriores reconstrucciones. Se trata de un edificio hexagonal de ladrillo en el que se integra la única evidencia de la época medieval, el aljibe, un depósito subterráneo destinado a guardar agua potable procedente de la lluvia.

La última reforma acometida lo ha convertido en la primera cámara oscura de Navarra y en un centro de interpretación con paneles explicativos sobre las culturas que han convivido en la capital ribera: la judía, la musulmana y la cristiana.La primera cámara de la historia fue concebida por Aristóteles quien para definirla apuntó: «Se hace pasar la luz a través de un pequeño agujero hecho en un cuarto cerrado por todos sus lados. En la pared opuesta al agujero, se formará la imagen de lo que se encuentre enfrente.

Así, un dispositivo que gira 360 grados capta la imagen de la zona que rodea a la Torre Monreal en tiempo real y ésta es proyectada en el interior de la cámara oscura. Además, en cada sesión, que dura veinte minutos aproximadamente, se revelan secretos sobre la historia, evolución y curiosidades de la ciudad. Una idea original que permitirá al visitante descubrir Tudela de una manera diferente.

La Torre Monreal está incluido en un programa de visitas guiadas que organiza Turismo del Ayuntamiento de Tudela durante los fines de semana .


Torre Monreal (Foto: B. Aldanondo)       

Edificio Castel Ruiz

El antiguo convento de los Jesuitas articulado alrededor del claustro es lo que hoy se conoce como el edificio Castel-Ruiz.

Manierista, del siglo XVII, forma una unidad con la Iglesia de San Jorge, y fue sede de la primera 'Escuela de Gramática Tudelana'.El uso de este edificio ha sido muy diverso pero siempre con un marcado objetivo cultural y formativo. A partir de la expulsión de los Jesuitas en 1767 pasa a ser propiedad municipal como Escuela de Primeras Letras compartiendo uso con la Sociedad Económica de Amigos del País. Posteriormente acogió el primer Instituto de Enseñanza Secundaria que se implantó en Navarra en 1839, la Escuela Especial de Agricultura en 1851, aulas de formación Castel Ruiz y otras actividades culturales musicales y formativas.Destaca por su sobriedad el actual patio, antiguo claustro del Convento de Jesuitas, construido en ladrillo con arcos de medio punto y con tres pisos, el inferior abierto y las galerías superiores cerradas.

Son también interesantes, la escalera que da acceso a la planta primera rematada en bóveda, la Sala de exposiciones de planta baja, posible oratorio mariano y cuya bóveda esta decorada con magníficas yeserías, y las bodegas del antiguo Convento reutilizadas para fines culturales.

El edificio fue restaurado en 1982 y adaptado a sus nuevos usos también de carácter cultural. Hoy alberga también la Escuela de Música 'Fernando Remacha'.


Vista general del Patio de Castel Ruiz (Foto: B. Aldanondo)       

Palacio Decanal

Complejo conjunto arquitectónico cuya construcción se inicia en 1477 en estilo gótico mudejar, tomando prácticamente su volumen actual de la mano de su valedor el Deán Villalón en los albores del siglo XVI y en estilo plateresco.Es remodelado sucesivamente en los siglos XVIII y XIX, en este último con la construcción de la portada de la Plaza San Jaime.

De su primitivo aspecto conserva el ala casi gótica que se aprecia desde la calle de la Merced coronada por galería de arquillos apuntados, una preciosa ventana con doble arco conopial y una bellísima tracería gótico-mudejar.

Sobre este cuerpo, y hasta 1883, existió una torre mudejar.

En la fachada principal y sobre la puerta de acceso se abre una gran ventana rectangular con rica y minuciosa decoración plateresca en yesería, apareciendo bajo ella un gran escudo de alabastro con las armas del papa Julio II y del Deán Villalón.

Destacan las dependencias privadas del Deán, con dos elementos importantes:

La preciosa capilla-oratorio cubierta con bóvedas nervadas de yeso y claves con pinjantes que, con el frontal del altar de azulejos de Muel del Siglo XVI, incorpora con la cerámica de caras enfrentadas la total singularidad de su conjunto, similar a los trabajos realizados en la Lombardía italiana.

Los magníficos artesonados y pavimento de madera de las habitaciones privadas, que han sido conservados en todo su esplendor.

En el Palacio Decanal se realizan visitas guiadas a la Catedral y visitas monumentales a la Ciudad. Para más información pueden acudir al Museo de Tudela-Palacio Decanal en Calle Roso, 2. Teléfono 948 402 161, vía email a través de info@museodetudela.com o visitar su página web palaciodecanaldetudela.com


Puerta de acceso al Palacio Decanal al lado de la Puerta del Juicio (Foto: B. Aldanondo)       

Palacio Marqués de Huarte

Situado en el extremo oeste de la ciudad medieval, adosado a la antigua muralla, con su fachada posterior, hoy acceso habitual, flanqueando el antiguo barranco, calle Herrerías, que separaba la Morería desde el año 1119.

El Palacio se construye a iniciativa de Don Diego Huarte y Francia, entre 1742 y 1745, por agrupación de tres casas medievales de estrecha fachada y mucha profundidad.La fachada principal hacia la calle Mercadal se reordenó cubriendo su superficie con capas sucesivas de yeso, soporte de las magníficas pinturas al fresco de la totalidad de la fachada. Se representan guirnaldas vegetales, volutas, parejas de faunos, cariátides y dos parejas de figuras ecuestres con el caballo en corbeta. La fachada de la calle Herrerías se restauró en 1945 dándole la imagen que hoy tiene, en fábrica de ladrillo caravista encebollado.

En su interior destaca en primer lugar, el espacio central con la mas bella escalera imperial de Navarra superpuesta al patio en un complejo y complicado trazado, así como el conjunto del patio en sí, mismo, por sus proporciones y su alarde constructivo.

La decoración barroca del palacio se enfatiza en dos zonas esenciales. En primer lugar en el espacio central y su cubierta, donde aparece una esbelta linterna sobre cúpula elíptica, gallonada, que se apoya sobre cuatro pechinas, y suspendidos de las bóvedas, cuatro pinjantes de los que penden unos amorcillos barrocos.

En segundo lugar, en la planta noble, la Sala del estrado con cubierta abovedada sobre pechinas decorada siguiendo los cánones barrocos, fileteadas con pan de oro sobre fondo gris.

El edificio ha servido de residencia de significadas personas, a su paso por la ciudad, destacando Carlos IV, Fernando VII, Isabel II, Espartero, etc.

Restaurado en el año 1987 es propiedad municipal y alberga los Archivos de la Ciudad, Biblioteca Pública y un fondo de obras artísticas municipales. En ese pequeño museo, además de las piezas arqueológicas que se muestran en las bodegas, se exhibe una señorial y hermosa berlina, de estilo barroco rococó, del siglo XVIII, que procede de los Marqueses de San Adrián y Castelfuerte.


Fachada del Palacio del Marqués de Huarte (Foto: B. Aldanondo)       

Palacio Marqués de San Adrián

Considerado como uno de los ejemplos más representativos de la arquitectura civil renacentista de Navarra y obra cumbre de la Arquitectura civil en la Ribera, las primeras noticias sobre su construcción se remontan a finales del S-XV. La fachada se termina a mediados del XVI, mientras que el patio, escalera y habitaciones interiores se acaban en vida de D.Pedro de Magallón Vergara y Veráiz.

El edificio sufrió varias alteraciones a lo largo del tiempo. La familia Magallón residió en él hasta mediados del siglo XX, compartiéndose el uso en 1931 con la Orden religiosa 'Hermanos del Sagrado Corazón' como Centro de Enseñanza. Actualmente y tras su restauración en 1993 alberga la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y distintos usos de carácter cultural.

Es un monumental edificio de ladrillo, con dos pisos y ático en galería. La fachada ejecutada en muros de ladrillo con vanos de medio punto y pares de óculos ciegos destaca por su sobriedad. Está rematada por un espectacular alero de madera tallada atribuido a Esteban de Obray ricamente ornamentado. El friso interior esta compuesto por bustos masculinos.

Todo el edificio se articula en torno a un patio cuadrado organizado en dos alturas. La planta inferior presenta columnas de orden Toscano con vanos adintelados y la superior arcos rebajados sobre columnas de capiteles decorados con elementos vegetales y cabecitas.

Del patio arranca una magnífica escalera de planta cuadrada de dos tramos cubierta por artesonado de casetones con rosetas. Los muros de esta escalera atraen toda nuestra atención al estar decorados profusamente con excepcionales pinturas, grisallas de la segunda mitad del S-XVI, que representan doce figuras femeninas de la antigüedad clásica, ofreciendo al parecer unas pautas morales dedicadas probablemente a la dueña de la casa, y en conexión con el estilo cuatrocentista de la última generación florentina.


Palacio del Marqués de San Adrián (Foto: B. Aldanondo)       

Compartir:

Copyright © 2016 · Ayuntamiento de Tudela

Plaza Vieja Nº1, 31500 Tudela (Navarra) · Tel. 948 417 100 · Tel. 010 (desde Tudela)

Mapa web · Aviso legal · Accesibilidad · Contacto · Versión móvil

subir